Volvemos a escribir en nuestro blog y esta vez lo hacemos para hablar del seguro de hogar.

En primer lugar debemos decir que, en nuestro país, asegurar una vivienda no es obligatorio desde un punto de vista legal. En el caso de que exista una hipoteca, la obligación es contractual y los bancos tendrán un derecho sobre la indemnización exclusivamente en caso de destrucción del inmueble.

No vamos a valorar en este blog sobre la actuación de las Entidades Bancarias en la forma de vender los seguros en general y, en particular, los de hogar. Lo que sí decimos expresamente que ninguna Entidad Bancaria podrá imponer, directa o indirectamente, la celebración de un contrato de seguro. Únicamente será obligatorio contratar un seguro de hogar a la hora de formalizar una hipoteca, cuando dicha hipoteca sea titulizada, o sea cuando se emitan bonos o cédulas de dicha hipoteca a terceros.

Centrándonos en el producto en sí, recomendamos algunas cuestiones a la hora de formalizar tu seguro de hogar.

Analiza las necesidades que tienes: si eres propietario tendrás necesidades diferentes a si eres inquilino. Al igual que si se trata de tu vivienda habitual o una vivienda de vacaciones o de alquiler.

Lee detenidamente los datos objetivos del contrato: metros cuadrados construidos, año de construcción, medidas de protección declaradas, tipo de vivienda, etc. Si alguna no se adapta a la realidad solicita que la modifiquen, así podrás evitarte problemas a la hora de un siniestro por inexactitud a la hora de la declaración.

Como es razonable deberás tener en cuenta las coberturas que te ofrecen y los servicios contratados. Límites de indemnización, existencia de franquicias, coberturas opcionales, etc. son cuestiones que deberás evaluar para ver si un seguro te interesa más aunque tenga un precio más alto. O al contrario, seguramente puedas encontrar un seguro más barato que otro y que, incluso, tiene mejores coberturas.

Entendemos que otra cuestión también interesante a tener en cuenta es cómo debes proceder a la hora de declarar un siniestro cubierto por la póliza o necesitar un servicio que tengas contratado. Si la única manera de contactar con la aseguradora es mediante la llamada a un 902, deberás evaluar el coste que puede suponer dicha llamada, añadiendo los tiempos de esperas en las Plataformas Telefónicas, que hacen “su Agosto” con tu factura telefónica. Valora la posibilidad de notificar el parte personalmente en unas oficinas, llamando directamente a tu agente de seguros o incluso poder notificarlo por una plataforma segura de Internet, si así lo deseas.

También debes valorar el servicio que contrates. Valora la posibilidad de que la Aseguradora se encargue de toda la reparación cubierta por la póliza, enviando ellos mismos a sus profesionales que tengan concertados (fontaneros, cristaleros, electricistas, etc.). De esta manera te evitarás buscar profesionales y tendrás la garantía adicional del Asegurador. O bien, quizás te interese que puedas elegir a un profesional de tu confianza, al que ya conoces por su buen hacer.

Por último, otras dos cuestiones que consideramos muy importantes:

  • ¿Cómo se tasan o valoran los daños?. Pide que las valoraciones se hagan por su valor de reposición a nuevo, sin que se realicen depreciaciones por uso o antigüedad.
  • Presta atención a las sumas aseguradas de tu póliza: no asegures más capital (sobreseguro) ya que no te indemnizarán más del daño efectivamente causado. Tampoco asegures menos (infraseguro), ya que podrán aplicarte la regla proporcional.

Veamos esto último con un ejemplo:

Si aseguras un bien por 100 cuando deberías de haberlo asegurado por 200, la proporción que existe entre ambos es que lo infraseguraste en un 50%. Por lo tanto, el interés asegurado se reducirá igualmente en la misma proporción asegurada, de tal forma que en caso de siniestro con unos daños valorados en 60 percibirá la proporción correspondiente, un 50% menos, es decir 30.

¿Cómo podemos solucionar esta cuestión?. Prestando atención a las sumas aseguradas que declaremos y exigiendo a la Entidad Aseguradora que RENUNCIE a la aplicación de la regla proporcional al 100% en caso de siniestro.

Esto es todo lo que queremos exponer, aunque hay bastantes cuestiones que podríamos haber tratado hemos comentado aquellas que consideramos más importantes. Esperemos os pueda ser de utilidad.

 Para cualquier consulta que queráis realizarnos, quedamos a vuestra disposición.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies